abril 16, 2024

CASCARATV

CANAL DE TELEVISION DIGITAL

Medio Ambiente contará con el apoyo de organizaciones comunitarias en el comanejo de la Reserva Forestal Loma Novillero

Santo Domingo.- Como parte de los avances en la integración de la sociedad civil al cuidado de las áreas protegidas, el Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales (MMARN) agota el proceso de diálogo con organizaciones interesadas en apoyar el comanejo de la Reserva Forestal Loma Novillero, en el Parque Nacional Loma Los Siete Picos, y el sector Padre Nuestro, del Parque Nacional Cotubanamá.

El Viceministerio de Áreas Protegidas y Biodiversidad firmó una carta de intención con organizaciones comunitarias de Villa Altagracia que trabajan por la protección de la Reserva Forestal Loma Novillero y Parque Nacional Loma Los Siete Picos, espacios sensibles para la conservación de las fuentes de agua de zonas como el Gran Santo Domingo.

El acto se llevó a cabo en el Salón Multiusos del MMARN. Entre las personas que firmaron la carta figuran Federico Franco, viceministro de Áreas Protegidas y Biodiversidad; Eladio Antonio Capellán Mejía, de la Fundación para el Desarrollo de Villa Altagracia (Fudeva), y Sergio Augusto González Rodríguez, de la Federación de Juntas de Vecinos de Villa Altagracia (Fejuveva).

También suscribieron la carta Juan B. Guerrero Ávila, de la Universidad Nacional Evangélica (UNEV), y el sacerdote William Batista Jáquez, en representación de la Fundación Salesiana Don Bosco.

En cuanto al sector Padre Nuestro y el Parque Nacional Cotubanamá, firmaron Andrés Fernández Méndez presidente de la Asociación de Hoteles de la Romana y Bayahíbe (AHRB).

El viceministro Federico Franco indicó que los acuerdos “representan una alianza firme entre el Gobierno, la sociedad civil y el sector privado, uniendo nuestros esfuerzos y recursos para la preservación de nuestros recursos hídricos y el fomento del ecoturismo sostenible”.

Agregó que la protección y gestión de las áreas protegidas son tareas que incumben a todos y representan un deber, “no solo con la presente generación, sino con las futuras, para garantizar que puedan disfrutar y beneficiarse de un entorno natural próspero y bien conservado”.

“Con la firma de estos acuerdos, nos comprometemos a trabajar juntos, respetando y valorando la diversidad natural y cultural que estas áreas representan. Nos comprometemos a convertir la sostenibilidad en una práctica cotidiana, en una cultura que define nuestra relación con la naturaleza”, indicó.